Hola, soy Xenia

En este espacio comparto el conocimiento y la experiencia que he ido acumulando tras años apasionada por el mundo del desarrollo personal. Mi misión es proporcionarte herramientas que te permitan creer en ti, a convertirte en una mujer empoderada con una misión clara y capaz de co-crear la vida que deseas.

He acabado descifrando, a base de prueba y error, la que considero la mejor fórmula para crear tu propia suerte y modificar tu realidad.

 

Verás, mis amigas siempre me han dicho que tengo mucha suerte, y durante mucho tiempo creí que era sencillamente eso, puro azar. Hace unos años, al ver que la suerte me acompañaba en determinadas ocasiones y me abandonaba en otras, empecé a establecer patrones comunes y a darme cuenta de que todo era más matemático de lo que había creído.

Hay una serie de actitudes, que se deriban de un estado anímico y unos pensamientos concretos, que favorecen que las cosas te salgan bien, y viceversa. Ahora que conozco las leyes que rigen los resultados que cosecho en mi vida, me parece increíble haberme pasado tantos años dando tumbos, sin llevar activado este valioso GPS.

La verdad es que la gran mayoría de gente, desafortunadamente, no tiene ni idea de cuáles son estas leyes ni como funcionan, y cosechan malos resultados pensando que el azar no les favorece. En los últimos años he entendido que la suerte es un concepto que depende casi exclusivamente de una misma. En la vida, el 10% es lo que te pasa y el 90% cómo reaccionas a ello.

Tienes un poder extraordinario, sólo tienes que saber cómo usarlo.

Mi historia…

Después de licenciarme en Ciencias Políticas por la Universitat Autònoma de Barcelona, decidí embarcarme en la aventura más grande de mi vida hasta la fecha: me fui a vivir a China, dónde viví durante casi 6 años, entre Pekín, Shanghai y, mayoritariamente, Hong Kong. Allí me licencié en Administración y Dirección de Empresas, pero no fue eso lo que más valor me aportó. Todos esos años me permitieron conocer a fondo la cultura china, y adentrarme no solo en su vida cotidiana, sino en las grandes corrientes de pensamiento que la caracterizan, el budismo y el confucianismo. Allí empezó mi pasión por el desarrollo personal.

Vivir en China significó para mí la apertura de una puerta que me marcaría para siempre. Poco a poco fui descubriendo las enseñanzas del budismo zen y del taoísmo, que confirman gran parte de las verdades que he podido comprobar con mi propia experiencia. En algunos conceptos del taoísmo, como el Wu Wei, fue donde por primera vez vi por escrito algo que yo venía intuyendo desde hacía tiempo y que es una de las leyes fundamentales para crear tu propia suerte: el arte de fluir y aceptar, no con resignación sino con confianza, sabiendo que todo pasa por una (buena) razón. 

Incluso las crisis, a primera vista tan desastrosas, llegan como bendiciones encubiertas que vienen a dejarnos grandes enseñanzas.  Mi divorcio en 2018 y quedarme sola con dos hijos de 1 y 3 años fue la crisis más importante de mi vida. Me dejó emocionalmente exhausta. Visto en retrospectiva, sé que también fue el empujón definitivo para madurar y evolucionar a marchas forzadas. Una gran parte de la mujer que soy hoy, se la debo a mi gran crisis. Esa crisis desarrolló mi resiliencia, la capacidad de levantarme después de caer, me empujó a sacar fuerzas de dónde creía que no había, y me convertí en una mujer independiente y empoderada, llena de potencial.

La crisis colectiva que estamos viviendo todos por el COVID-19 nos traerá mucho dolor, como cualquier gran crisis, pero también viene llena de enseñanzas y de superación personal.

Crea tu propia suerte

Hay cosas que no podemos controlar, pero hay algo que nunca nadie nos podrá quitar: Cómo reaccionamos a lo que se nos presenta, nuestra actitud ante la vida. Eso mismo es justo lo que lo cambia todo.

Estoy aquí con la misión de ayudarte a cambiar tu  realidad y hacer que la suerte te acompañe.

Únete a nuestra comunidad de facebook Abundancia Holística en Femenino, y comparte tu camino de crecimiento personal conmigo y con otras mujeres que también desean reconectar con su esencia, vivir en el presente y actuar con actitud positiva ante cualquier estímulo externo.

¡Hacer cambios con un grupo de apoyo siempre es mejor!